Quilca fue testigo del fervor religioso por la Virgen de la Candelaria

Virgen de la Candelaria-Quilca
Como todos los años miles de personas renuevan su fe y esperanza con la milagrosa Virgen de la Candelaria yendo a visitarla en Peregrinación y cumpliendo promesas hechas hace 12 meses. Como es costumbre la imagen de la milagrosa espera en su capilla allá en Quilca, y el niño Jesús va en su encuentro. Muchos salen el 31 en caminata de largas horas con el único objetivo de llegar a tocar su mando, escuchar una misa y recibir la bendición.

En enero de cada año su último día se convierte en una fiesta de fe, personas de todas la edades cumplen con la promesa hecha hace un año y deciden ir en peregrinación en busca de estar en bien con la milagrosa imagen. 
Existen quienes van caminando, otras deciden ir carros, en fin, el objetivo es el mismo, recibir la bendición de la Virgen de la Candelaria. Este año Quilca se a preparado mucho mejor que otros años ofreciendo algunas comodidades que años anteriores careció, sin embargo la afluencia de feligreses va en aumento con el pasar de los años.
Muchos se toman un cuantas horas, otros sufren un poco más, "tienes que pagar tus pecados". suelen decir.
En esta peregrinación de devoción, esta envuelta con algo de aventura y adrenalina, y es quizás una de las cosas que atraen a los más jóvenes quienes toman como un gran reto el poder llegar a tocar el manto de la "mamita" milagrosa.
La procesión, ya en Quilca, es justamente el día 2 de febrero lo que congrega mucha más cantidad de personas de todas la nacionalidades; Quilca se convierte en la Meca de muchos católicos que prometen volver el próximo año, a cambio le ruegan a la Virgen un milagrito.

Comentarios