Cuidado!... continúan engaños por Teléfono en Camaná

A cuidarse de los ladrones
La tranquilidad de la casa de Ricardo A. H. de 63 años se empañó el 24 de abril de este año. El teléfono de su hogar sonó y en el preciso momento en que Ricardo contestó, había caído ya en las garras de los estafadores. Aquel día perdió 2 mil 20 soles por el cuento del familiar detenido. 
En el caso de Ricardo, el interlocutor se identificó como  el capitán PNP Santos Marín Zabaleta de la Unidad de Carreteras de Camaná. El falso policía le informó que su sobrino, Luis V. M., había sido intervenido por trasladar mercadería ilegal valorizada en 13 mil soles; pero que podían liberarlo si hacía un depósito de 500 soles. 
Preocupado, el anciano dijo que no contaba con dicha suma de dinero. El presunto policía hábilmente ofreció pasarle por el teléfono a su sobrino. Ricardo se creyó todo. Después de realizar el primer depósito, recibió otra llamada. El fiscal había ordenado la inspección del vehículo y encontraron droga. Hizo otro depósito. 
Los policías de estafas explican que los timadores, una vez que consiguen dinero, continuarán con el engaño hasta que la víctima se dé cuenta por sí sola de la estafa. 
Según el jefe de la Sección de Estafas del Departamento de Investigación Criminal (Depincri), superior PNP Sixto Vilca Gallegos, el cuento del familiar detenido es la modalidad más utilizada. A pesar que solo existen 13 denuncias en lo que va del año, esto se debe a que la mayoría de víctimas prefiere no denunciar el delito. 

A pesar que este tipo de engaños lleva más de cuatro años, aún hay personas que creen en los timadores. 
El cuento del detenido no es la única forma que usan los delincuentes para hurtar los ahorros de sus víctimas: está la versión de Aduanas. Un supuesto familiar lo llama para decirle que irá de visita desde otra ciudad. Tras unas horas volverá a comunicarse para informar que los agentes aduaneros lo detuvieron por los regalos que llevaba para la familia. Así comienza la extorsión.

Otro cuento telefónico es el de los beneficios. Una llamada al azar para ubicar a una familia que perdió un ser querido es el inicio. El timador se hace pasar por empleado de una aseguradora para informar que el beneficio se vencerá pronto y para cobrarle se necesita un pequeño depósito. Poco a poco irán apareciendo más inconvenientes. 


Comentarios